Chespirito

Chespirito: la persona, el personaje y la moda.

En la historia de la televisión latina han habido muchísimas figuras notables, grandes actores, excelentes guionistas, productores visionarios y más. Pero hay un hombre que fue todo eso en uno, un talentoso emprendedor que acaparó todos los talentos necesarios para tener éxito a través del mundo televisivo, se trata del gran Chespirito.

“Chespirito” fue el nombre artístico que inmortalizó la memoria de un genio del entretenimiento llamado Roberto Gómez Bolaños, actor, director, guionista y productor. Bolaños fue un artista en todo sentido, destacando en cada área de la industria televisiva y creando éxitos que generaron infinidad de sonrisas.

Escritor de obras y guiones sumamente divertidos, productor de series muy exitosas,  creador e intérprete de personajes icónicos de la televisión mexicana y mundial. Chespirito fue toda una institución e incluso hoy en día sus obras siguen causando emociones y risas por doquier.

Se puede decir que Chespirito no fue solamente una estrella sino una constelación entera; su ingenio contribuyó al éxito de otros artistas y a su vez inspiró a muchos más a innovar, a crear contenido humorístico de calidad y arreglárselas para ver sus ideas materializadas.

Si tuviéramos que hablar del currículo de Chespirito tendríamos que hacer un extenso documental, sin embargo podemos hacer algo más genial, dar un repaso breve a su vida y a sus aportes más importantes a la comedia y a la televisión así como el legado que ha dejado para varias generaciones. 

La Historia de Roberto Gómez Bolaños

La historia del gran Roberto Gómez Bolaños comienza un 21 de febrero del año 1929, día de su nacimiento. El arte era algo que ya corría por sus venas; su padre, Francisco Gómez Linares, fue un creativo pintor e ilustrador reconocido de la época. Se dice que durante su infancia  al pequeño Roberto le gustaba dibujar e interactuar con sus juguetes y contrario a lo que pudiera pensarse, terminó estudiando ingeniería mecánica, una carreara alejada del mundo artístico, en la Universidad Nacional Autónoma de México.

Luego de cierto tiempo de ejercer la ingeniería, Gómez Bolaños hizo un cambio radical en su vida profesional. Su trabajo le estaba resultando tedioso, por lo cual quiso intentar algo nuevo postulándose para trabajar en una agencia de publicidad. Le ofrecieron el trabajo y este aceptó sin pensarlo dos veces. Una vez en su nuevo trabajo, ya que le correspondía escribir bastante, descubrió que su verdadera pasión era la escritura.

El trabajo de la publicidad lo había conectado de cierta forma con el mundo de la radio y la televisión, y no tardó en mostrar sus dotes como guionista. Entre sus trabajos más notables en la elaboración de guiones está haber colaborado en las películas del dúo de comediantes Viruta y Capulina y en los dos programas de mayor audiencia en la televisión mexicana para la década de los 60’s: “Cómicos y Cancines” y “El estudio de Pedro Vargas”.

Para el año 1968, conscientes de su talento, le dieron rienda suelta para hacer lo que mejor le pareciese en media hora a la semana de la cual él estaría a cargo. Chespirito aprovechó este espacio para escribir “Los supergenios de la mesa cuadrada”, donde hicieron su primera aparición personajes icónicos como el Dr. Chapatín y el Profesos Jirafales.

En 1970, su segmento pasó a ser un programa propio que además había sido extendido a una hora de duración. Como para ese entonces ya él había sido bautizado como tal, al programa se le dio el nombre de “Chespirito”. De dicho programa nacieron dos de sus personajes más famosos: “El Chapulín Colorado” y “el Chavo del 8”. Dichos personajes fueron tan exitosos que hubo que dedicarle un segmento de media hora a cada uno.

Aparte del Chavo y del Chapulín, Chespirito fue creador de otros personajes y sketches que aunque no alcanzaron el mismo renombre eran igual de interesantes, pues nunca se desprendía de su característico sentido del humor. Sus ocurrentes e ingeniosos guiones, las frases memorables de cada personaje, acompañados de un reparto que supo ganarse el cariño de los espectadores, le garantizaron popularidad a nivel internacional.

El final de la historia del genio de apellido Bolaños llegaría tristemente debido a serias complicaciones respiratorias que le habían causado problemas desde hacía muchos años.  Chespirito falleció a los 85 años en Cancún, México el 28 de noviembre de 2014 siendo despedido por sus amigos, colegas y miles de personas.

¿Por qué Chespirito?

Roberto Gómez Bolaños le debe su nombre profesional al director cinematográfico Agustín Delgado, a quien le gustaba como escribía. Considerando el gran talento que  tenía para escritura y su baja estatura, Agustín llegó a decir que Roberto era como un “Pequeño Sheakespeare”, este se sintió halagado con la comparación y decidió que así sería recordado; como “El pequeño ‘Chespir’”, es decir, Chespirito.

Las series de Chespirito

El gran potencial de Roberto Gómez Bolaños no sería plenamente contemplado sino hasta que tuvo su propio programa semanal, el cual llevaba por título su propio nombre artístico (Chespirito). Logró desarrollar por completo su humor característico en todas sus creaciones, entre las cuales destacan:

  • Chespirito: este espacio protagonizado por él se caracterizaba por presentar situaciones en distintas épocas y localidades en las que a menudo interpretaba a algún personaje histórico o de la literatura universal, desde un punto de vista humorístico.
  • Doctor Chapatín: antes de incorporarse al programa semanal “Chespirito”, el personaje solía encargarse de leer y responder cartas de televidentes cuando hacía parte de “Los supergenios de la mesa cuadrada”. Cuando pasa a tener su propio segmento, Chespirito nos presenta un médico que a través de una serie de situaciones cómicas muestra no estar muy preparado para hacer valer su título.
  • Los Chifladitos: Chespirito y Rubén Aguirre interpretan a Chaparrón Bonaparte y a Lucas Tañeda, respectivamente. Una pareja de amigos algo mal de la cabeza que hacen de cualquier situación una comedia.
  • Los Caquitos: este segmento presenta las aventuras de dos rateros; en un principio la pareja está formada por El Chómpiras (Chespirito) y El Peterete (Ramón valdés). Luego de un tiempo Ramón Valdés es sustituido por Edgar Vivas, quien interpreta a otro ratero apodado El Botija. A esta pareja se les une Florinda Meza, quien hace de La Chimoltrufia, la esposa de El Botija.

Este segmento experimentó una evolución positiva en sus personajes; las aventuras de quienes en un principio eran rateros, pasaron a ser la de un par en busca trabajo que ejercían distintos oficios.

  • La Chicharra: Chespirito le da vida a un reportero torpe que junto a su fotógrafa Cándida, interpretada por Florinda Meza, intentan investigar los casos más insólitos para el diario en el que trabajan, La Chicharra.
  • El Chavo: presenta las aventuras de los integrantes de una vecindad, sobre todo la de los niños que la integran, además de los malentendidos que sus travesuras puedan generar entre los adultos. Este sketch es uno de los más exitosos de Chespirito, tanto así que logró conseguir su propia serie y en consecuencia ampliar su éxito y legado.
  • El Chapulín Colorado: este sketch presenta a un torpe superhéroe con la intención de parodiar a los superhéroes estadounidenses. La sección destacó tanto sobre el resto de los segmentos, que al igual que en el caso de El Chavo, consiguió su propia serie.

Los mejores personajes

Chespirito creó e interpretó un sinfín de personajes que se ganaron la aprobación y el cariño de muchísimas personas, sin embargo, hay varios de sus personajes, especial mente a los que el mismo dio vida, que logran destacar por encima del resto debido a la gran influencia que desarrollaron:

  • El Chavo del 8: es un niño huérfano de ocho años y escasos recursos al que llaman chavo porque nadie conoce su nombre. Se caracteriza por su curiosidad e inocencia que lo hacen ser bastante imprudente. El chavo no tiene juguetes, pero siempre se las arregla para jugar con lo que encuentre, ya sean palos o latas y usa su barril de refugio cuando no quiere que nadie lo moleste. Pese a todo, algo que distingue al Chavo es que nunca pierde su carisma.
  • El Chapulín Colorado: es un héroe torpe, débil y asustadizo que aún así está dispuesto a salvar el día. Su arma es un chipote chillón y viste de rojo y amarillo. El Chapulín también cuenta con la pastilla de “chiquitolina” que le permite encogerse luego de ingerirla.
  • El Chómpiras: El Chómpiras es un hombre de edad media algo desmotivado y despreocupado que evita todo aquello que le demande un gran esfuerzo, incluso ganar una discusión. El Chómpiras es coqueto con las mujeres y pese a todo es un hombre noble, porque intenta vivir honradamente  pese a haber pertenecido al mundo de la delincuencia.
  • Chaparrón Bonaparte: es un hombre bajo, de mediana edad y con bigote estilo Chaplin. Chaparrón al igual que su amigo Lucas está bastante mal de la cabeza, pero deja ver una personalidad bastante tranquila y buena gente. Ambos son personajes repletos de ocurrecias.
  • Doctor Chapatín: es un anciano de cabello medianamente largo y totalmente canoso. El Dr. Chapatín aún ejerce su profesión pese a no tener buena memoria y no estar siempre en sus cabales. Es necio y tiene un sentido del humor sarcástico.

Tiene un carácter fuerte, cuando alguien lo hace molestar este los golpea con la bolsa de papel que siempre carga en la mano y casi no tiene consultas debido a que no es tan buen doctor.

  • Vicente Chambón: es un reportero distraído que trabaja en el periódico “La Chicharra”. Su papel como reportero básicamente es cubrir cualquier tipo de noticia que se le asigne junto su compañera Cándida quien lo acompaña con la cámara.

Datos interesantes de Roberto Gómez Bolaños

  • La genialidad de Roberto Gómez Bolaños era tal que muchos llegaron a llamarlo o considerarlo “el Walt Disney latino” ganando un sinfín de premios y reconocimientos, sin embargo, su humildad muchas veces lo llevó a decir que el mejor premio era el cariño que la gente le daba y verdaderamente era mucho.
  • La creatividad de Chespirito se extendía hasta al más mínimo detalle. Las letras CH en los personajes y en algunas de sus palabras más frecuentes se convirtieron en su símbolo de identificación.

    En un principio cuando ya había adoptado su nombre artístico, uno de sus primeros personajes fue el Doctor Chapatín, y junto al uso frecuente que le daba a la palabra chanfle, notó que casualmente todas esas palabras comenzaban por ‘Ch’. A Chespirito le pareció interesante y de ahí en más todos los personajes y palabras que se inventaba llevaban ‘Ch’ adrede.

    Entonces no tardaron en aparecer palabras como “Churruminos”, “chiquitolina”, “chipote chillón”, “chiripiorca” y personajes como “Chaparrón”, “Chapulín”, “Chavo”, “Chómpiras”, entre otros. Así fue como Roberto Gómez Bolaños hizo de un par de letras su marca personal.
  • Además de haber triunfado en la televisión, Chespirito también protagonizó varias películas, como: “Don Ratón y Don Ratero”, “Charrito”, “Música de Viento” o “El Chanfle” (1 y 2).Y como si fuera poco, también triunfó en el teatro presentando durante varios años la obra “11 y 12” logrando más de 28.000 funciones.

El legado de la persona y del personaje

Pocos artistas pueden presumir de haber sido influencia de distintas generaciones como lo fue Chespirito con sus obras, especialmente con El Chavo y El Chapulín Colorado, que hicieron de su humor un material de exportación mexicano de gran valor cultural para el resto de los países hispanohablantes.

Chespirito logró inmortalizar su obra a través de tramas familiares y un humor inocente que no requerían de dobles sentidos, escenas subidas de tono o algo parecido y podían ser vistas por jóvenes y adultos de igual manera. Estas características además le permitieron llegar a más hogares fuera de México.

Pese a que el contenido creado por Roberto Gómez Bolaños fue producido hace décadas atrás, segmentos como “El Chavo del 8” o el “Chapulín Colorado” sigue manteniendo una audiencia considerable, lo que por lo menos en el caso del “El Chavo” derivó en la creación de una serie animada.

Es que incluso después de la finalización de sus populares series millones de personas de distintas generaciones siguen repitiendo frases como “síganme los bueno”, “se me chipoteó”, “fue sin querer queriendo”, “¡Chanfle!”, entre otras además de seguir imitando los movimientos, jergas y características de sus personajes. Fue forjador de un legado multi-generacional.

Un detalle para recordar a Chespirito

En JPGente.com somos una familia que al igual que millones en toda Latinoamérica e incluso en otras partes del mundo crecieron disfrutando de las maravillosas creaciones del “pequeño Shakespeare”, Chespirito, y riendo hasta las lágrimas de felicidad por sus exitosas series y divertidos personajes.

Sin lugar a dudas Roberto Gómez Bolaños merecía todo el cariño del mundo por regalarnos a Chespirito, tanto la persona como el personaje demostraron ser siempre el mismo, siempre carismático, siempre profesional y siempre genial razón por la que hoy presentamos un súper recuerdo como homenaje.

Se trata de nuestras fabulosas camisetas de siempre, las que ya conoces y a tantas personas les gustan pero en esta ocasión dedicadas a Chespirito quien es plasmado en cada una de las prendas con un divertido y colorido diseño creado con mucho amor y aprecio para conmemorar la memoria de este gran artista.

Estas creaciones hechas con pasión para ti de parte de JPGente.com te harán centro de atención entre cualquier grupo de fanáticos de Chespirito o de sus fabulosas creaciones, además es una pieza de la cultura pop digna de estar entre tu colección.

Entra en JPGente.com y adquiere la tuya

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *